• Fundación Arteficial

Más allá de la medida - microrrelatos



El día 18 de noviembre de 2009 un jurado compuesto por Cristina Alberdi, Teresa Álvarez, Shlomo Ben Ami, Juan Cruz, Alfonso Fernández Burgos, Ignacio Ferrando, Paloma Mayordomo, Miguel Ángel Mellado, César Antonio Molina, Carmen Posadas y Javier Sagarna otorgó el I Premio Internacional de Microrrelatos «Museo de la Palabra» convocado por la Fundación César Egido Serrano al microrrelato titulado «Hace días que llueve» de la escritora argentina María Soledad Uranga.

(Relato ganador)

HACE DÍAS QUE LLUEVE

María Soledad Uranga: Argentina

Hace días que llueve a cántaros. Y la gata se comió el último grillo que nos mantenía despiertos.

(Otros relatos)

LA CAJA DE ZAPATOS

Alberto Rojas Eguiluz: México

No lo podía creer. Toda su inútil existencia había valido la pena por ese momento. A sus cuarenta años no tenía ningún logro del que presumir, pero sí un hallazgo único que ningún ser humano había tenido el lujo de disfrutar: dentro de la caja de zapatos que estaba por desechar se encontraba un hombre idéntico a él pero de una estatura diminuta. El encanto terminó cuando escuchó que el techo de su apartamento crujía para abrirse. La luz del día lo cegó momentáneamente, pero al poco tiempo la cubrió la cabeza de otro hombre gigantesco idéntico a él que lo miraba con una sonrisa incrédula.

TINIEBLAS

Juana Yanguas Romero: España

—Nena, las palabras son como las letras: todo tinieblas.

—Entonces —repuse— cuando dices que me quieres es porque deseas decirme que tu amor es muy oscuro, que te duele.

—No, preciosa, solo significa que te miento.

IGUAL QUE TODOS

Reynaldo Soto Hernández: Estados Unidos

—Hay cosas que alguien tiene que hacer —me dijo, quitándose la ropa con naturalidad—. Yo soy puta.

Y entonces ya sentí vergüenza de decirle que era yo poeta; que había leído a Rilke, a Vallejo y a Rimbaud y el resto del discurso que había venido preparando a lo largo del trayecto hacian el hotel, con el propósito de soltárselo antes de meternos a la cama, para que no fuera a pensar que yo era igual que todos.

EXCESO DE CURIOSIDAD

Dolores Uceda Domínguez: España